Los compuestos malolientes en las EDAR y estaciones de bombeo de aguas residuales son principalmente: sulfuro de hidrógeno, mercaptanos, dimetilsulfuros y amoníaco.

Estos compuestos pueden causar dificultades respiratorias y enfermedades a las personas que trabajan en esas plantas. Además, los malos olores no controlados pueden llegar a casas particulares fuera de la planta, provocando enfermedades olfativas.

Dada la aplicación, propusimos e instalamos un sistema biológico de control de olores para vencer la contaminación y el mal olor: el filtro biopercolador MonaShell®.

Aplicación: eliminación de olores en depuradoras de aguas residuales.

Sistema de tratamiento: filtros biotrickling MonaShell®.

Ingeniería y diseño: Air Clean

Fabricación: Factoría de AirClean, Italia.