Carbones activos para solventes

A través del proceso de adsorción las sustancias contaminantes contenidas en un gas se transfieren en un soporte solido granular constituido por carbón.

Por lo general, el material puede estar hecho de carbón fabricado a partir de carbón o material de coco y activado con vapor para aumentar el área de superficie.

Fuerzas eléctricas químicas permiten que los contaminantes, una vez atrapados en el carbón, no puedan moverse a menos que no se proceda a su calentamiento (regeneración).

La regeneración puede efectuarse en situ o en un centro de servicios que devolverá el carbón depurado que se podrá utilizar en un nuevo ciclo de absorción.

Carbones activos impregnados por gases ácidos

El empleo de carbones activos no resulta eficaz para moléculas de pequeñas dimensiones, como por ejemplo el hidrogeno sulfurado (H2s).

Para poder atrapar estos compuestos en los carbones es posible impregnar el carbón con sustancias básicas las cuales reaccionan químicamente con el hidrogeno sulfurado o acido sulfhídrico.

Se trata del proceso llamado scrubbing en seco.

Carbones activados regenerables

Uno de los problemas relacionados con el empleo de carbones activos para el tratamiento de los gases ácidos es el coste elevado de la sustancia impregnante que se utiliza para que el tratamiento de moléculas de pequeñas dimensiones sea eficaz.

Para que esta tecnología se encuentre dentro de los términos de tratamiento sostenible, se han desarrollado carbones activos regenerables a través de simple lavado con agua. Normalmente es posible utilizar de nuevo los carbones para cuatro ciclos de funcionamiento.

Normalmente es posible utilizar de nuevo los carbones para cuatro ciclos de funcionamiento.

El problema relacionado a esta técnica depende del hecho que los carbones son regenerables sólo para compuestos particulares (H2s).

Alúmina activada