En función de las características de los polvos a tratar (granulometría) y de su cantidad se utilizan distintos sistemas.

Air Clean realiza estos tipos de instalaciones para distintos sectores entres los cuales se encuentran la industria mecánica, siderúrgica, de la alimentación y de la producción de hormigón.

En general la filtración vía seca es adecuada para el tratamiento de gases secos porque la presencia de sustancias liquidas llevaría la rápida obstrucción de los medios filtrantes. En presencia de gases saturados normalmente los sistemas vía húmeda son más indicados.

Air Clean puede seleccionar caso por caso la mejor tecnología para la aplicación específica.

Ciclones

Los ciclones son sistemas de captación y remoción de los polvos con baja energía.

El principio de funcionamiento es la fuerza centrífuga que permite que las partículas de polvo a tratar se adhieran a las paredes del ciclón, de las cuales se recogen en un segundo momento.

Una variante de los ciclones son los multiciclones: más ciclones que funcionan en serie. De esta manera es posible incrementar la eficacia y la capacidad de tratamiento.

Muy a menudo los sistemas para la recuperación de tipo ciclón se utilizan como separadores previos antes de sistemas idóneos para la remoción de polvos finos. Los ciclones son idóneos sobre todo para la captación de polvos de fuerte granulometría.

Se pueden utilizar en seco para la recuperación de materias primas en campo industrial, como por ejemplo el polvo de yeso, o para la separación de polvo alimentar, antes de sistemas idóneos para la captación de polvos finos. Los ciclones se pueden utilizar como sistemas de desbaste en todo los casos donde haya un flujo de masa de polvo notable y se quiera proteger los sistemas de filtro del aire.

Filtros a cartuchos

En estos tipos de filtros, el polvo se capta en cartuchos filtrantes cubiertos de material sintético.

Con el fin de aumentar la superficie de captación, el material filtrante es plisado.

Es posible instalar sistemas de limpieza automáticos que, a través de aire comprimido, limpien y separen el polvo captado y regeneren el cartucho separando el polvo que, un vez captado, recae en el fondo del filtro.

El sistema de filtro de cartuchos, aunque menos eficaz y menos eficiente de los filtros con mangas, es indicado en todos los casos donde el espacio a disposición es reducido.

Filtro de bolsa

En los filtros con mangas la captación de los polvos se produce a través de particulares mangas filtrantes.

Los materiales utilizados dependen del tipo de polvo a tratar. Por ejemplo se pueden utilizar tejidos antiestáticos en aplicaciones con riesgo de explosión.

Están disponibles además mangas filtrantes específicamente estudiadas para la captación de polvos para el tratamiento de efluentes gaseosos con alta temperatura. La limpieza de los filtros con mangas generalmente se efectúa de manera automática a través de la inyección temporizada de aire a alta presión.

Las mangas filtrantes se alojan normalmente en contenedores con forma de paralelepípedo. La recogida de los polvos se produce en el fondo de estos contenedores a través de tolvas quedescargan los polvos pasando por válvulas rotativas, cócleas o más sencillamente cierres o válvulas de guillotina.

Filtros de mangas

La filtración de los polvos puede efectuarse interponiendo al flujo a tratar unos sencillos filtros realizados en material sintético. Los filtros de bolsa son más económicos respecto a los filtros de mangas y de cartucho pero, al contrario de estos últimos, no son autolimpiantes y si las bolsas filtrantes o celdas llanas se saturan, se deben remover y eliminar.

Están disponibles también celdas filtrantes lavables realizadas en material metálico.

Estos sistemas se utilizan no sólo para el desempolvado sino también para la remoción de las nubes oleosas en campo industrial.