Los problemas ambientales relacionados con las instalaciones de tratamiento de residuos se deben a la generación de polvos y olores.

La remoción de los polvos se consigue a través del empleo de filtros de mangas.

Para remover olores se procede generalmente con el lavado químico acido que elimina el amoniaco, seguido por filtros biológicos que oxidan los compuestos orgánicos y no orgánicos.

Para el llenado de los biofiltros se pueden utilizar materiales convencionales (ej. astillas de madera, turba mixta y brezo) así como materiales especificadamente utilizados para la biofiltración del aire.

Air Clean distribuye el material patentado MónaFil® , constituido por turba de granulometría controlada. Gracias al empleo de este material, es posible realizar lechos filtrantes de altura de m.3 (ahorro de superficie) que garantizan una larga duración y bajas perdidas de carga (contención de costes de gestión) y elevada eficacia de remoción (se han realizado instalaciones que pueden conseguir una emisión de 300ou/m3 frente a concentraciones en entrada superiores a las 50.000 ou/m3).

Remoción de olores, amoniaco y VOC en instalaciones de compostaje y de selección de residuos a través de scrubber químicos y biofiltros

Las instalaciones de tratamiento de residuos pueden generar contaminación atmosférica y olores. Los principales contaminantes responsables de los olores son los terpenos desarrollados durante el proceso de tratamiento de residuos. Además, en condiciones de anaerobiosis se pueden desarrollar olores generados por la presencia del amoniaco.

Air Clean tiene una experiencia de más de veinte años en la realización de sistemas de control de olores en estas instalaciones. La solución mas frecuente consiste en la instalación de un scrubber químico para la remoción de polvo del amoniaco y de un biofiltro para la remoción de los olores. Los materiales filtrantes pueden ser diferentes, dependiendo de las necesidades particulares: para larga duración, para bajas perdidas de carga y con elevados rendimiento de remoción.

Tecnología de referencia

Eliminación de polvos en instalaciones de selección de residuos a través de sistemas a seco (ciclones, filtros con mangas, sistemas de transporto neumático) y a húmedo (scrubber venturi y scrubber a cuerpos flotantes)

En las instalaciones de selección de residuos, el problema principal consiste en las emisiones de polvos.

Air Clean realiza instalaciones de captación y eliminación de las emisiones gaseosas utilizando sistemas a húmedo (scrubber flotantes) así como sistemas a seco (ciclones y filtros de mangas).

Casi siempre estas emisiones contienen agentes contaminantes y por lo tanto es necesario efectuar un tratamiento para su reducción utilizando varias tecnologías (scrubber químicos o biofiltros).

Tecnología de referencia

Eliminación de polvos, VOC y gases ácidos en instalaciones de incineración/termo-valorización residuos a través de filtros de mangas y scrubber químicos

Las instalaciones de incineración de residuos desarrollan gases a alta temperatura que contienen polvos, gases ácidos y VOC.

Air Clean diseña y construye instalaciones completas que prevén normalmente la inyección de carbonato de calcio para la neutralización de los gases ácidos, un filtro de mangas para la recuperación del carbonado de los polvos y la depolveración del gas y sistemas de tratamiento para la remoción de Voc.

Tecnología de referencia

Eliminación de olores en los pozos de almacenaje de residuos a servicio de termo-valorizadores a través de sistemas y adsorción (carbón activo)

En las instalaciones de incineración de los residuos, los pozos de carga se mantienen en depresión y se utiliza el aire generado. En el momento en que el incinerador está apagado (mantenimiento) es necesario mantener en depresión los pozos y desodorizarlos. Dado que se trata de una emisión intermitente, la tecnología más adecuada consiste en un sistema de adsorción y carbones activos.

Tecnología de referencia

Eliminación de metano y olores producidos por los vertederos en agotamiento a través de biofiltros

Cuando un vertedero se está agotando los gases emitidos pueden no tener un contenido de metano suficiente para el proceso de autocombustión.

Sin embargo estos gases contienen substancias malolientes. Normalmente el problema se resuelve dirigiendo los gases a un biofiltro, procediendo a la eliminación biológica de las sustancias contaminantes y malolientes y del metano residuo.

Tecnología de referencia

Purificación biogas (remoción H2S y siloxanos) para cogeneración y producción biometano